Es importante saber que ambos significan lo mismo. Son tumoraciones benignas del músculo uterino.

Mioma viene del significado “mio” que significa músculo y fibromas de “fibro” que es músculo y “oma” es que la tumoración producida. Es más común en mujeres afroamericanas que en mujeres blancas, hispanas o asiáticas. Su causa exacta es desconocida, pero se cree que es ocasionado por hormonas o herencia genética.

La sintomatología de los fibromas va a depender del diámetro que estos tengan, el volumen y la localización en la que se ubica:

Fuera del útero (subserosos)

No presenta síntomas (asintomático) si es pequeño. Si crece puede comprimir la vejiga haciendo mayor el número de micciones (orina frecuente) o puede comprimir el recto pudiendo ocasionar estreñimiento o dificultad para defecar.

Dentro de la cavidad uterina (submucoso)

Causa una gran cantidad de sangrado menstrual o intermenstrual, aumento de dolor durante el sangrado y algunas veces puede haber trastornos en la fertilidad.

Espesor de la musculatura uterina (miometriales)

No produce síntomas ya que tarde o temprano va a definir su localización final, se va hacia atrás o hacia la cavidad uterina causando síntomas.